Hablemos de lo que hoy día es el perro lobo Checoslovaco en su carácter y comportamiento. Definitivamente sus genes históricos por el canis lupus están muy presentes, más allá del fenotipo, de esos ojos oblicuos, de ese pelaje un tanto áspero con el colorido sable, la típica mascara lobuna y de ese porte soberbio. Al canis lupus se debe también su marcado carácter nervioso y desconfiado que solo con el buen manejo desaparece. Por esos genes le viene también su temperamento fuerte y ese aire de dignidad de animal salvaje que no tolera agresiones, es una raza que solo responde al adiestramiento por refuerzo positivo y no olvida un mal trato, volviéndose con ello más huraña.

Sólo en fuerte situación de estrés agredería a una persona. Por cierto, los lobos no agreden a las personas, es una mala imagen que les hemos dado producto de fantasías en el celuloide, pero un hibrido al igual que un perro, en determinadas circunstancias lo hace, asi que el PLC aunque muy excepcionalmente, pero pudiera llegar a tener arranques agresivos hacia humanos.

El Perro Lobo Checoslovaco puede llegar a ser más activo e inquieto que perros de otras razas, con un instinto superior que demanda salir de una rutina, por lo cual puede volverse muy destructivo y para evitarlo hay que procurar mantenerlo ejercitado con actividades diferentes y en contacto con el campo que es su mundo. Un PLC desatendido, al que no se satisfacen sus necesidades de paseo y ejercicio se hace proclive a las estereotopías. Si se le mantiene en encierro por días, debe estar con suficiente espacio y en área abierta pero muy segura, pues el PLC tiene habilidades especiales para lograr lo que quiere, es un gran escapista, escalador y escarbador, realiza hazañas de ese tipo realmente sorprendentes, por eso se recomienda que el espacio al que se le destine mantenga cercados altos, aunque, si se siente confortable no hará intento de salir de su área de resguardo; y si lo hace, no implica que lo hace para no volver, ya que al identificar su hogar como cualquier otro perro regresará si alguien no se lo impide. Consideremos siempre que un PLC no es un lobo, es el perro más lobuno del planeta, bueno, existe el perro lobo de Saarloos, otra raza que proviene de un hibridaje y diríamos de mayor antiguedad, pero el PLC es el que ha cobrado mayor popularidad en el mundo y está mejor cotizado.

raza1Su nobleza la manifiesta con los niños, a quienes identifica perfectamente distinguiéndolos de un adulto, solo hay que tener cuidado porque de cachorros son rudos en sus juegos y pueden causar lesiones con las uñas. Su lealtad se hace patente con el que consideran su líder y compañero humano, respetando al resto de la familia del humano. Puede tener tanto apego a su amo y compañero que presentaría una especie de trastorno de ansiedad por separación, para evitarlo, debe acostumbrársele a tener un poco de desapego pero dejándolo en convivencia con otro u otros perros, pues no tolera la soledad, es un animal de manada, y si lo dejas solo su pena la hace sentir con sendos aullidos. 

El PLC convive perfectamente con otros perros de cualquier raza, sin importar que sean de menor constitución, si es dominante habrá pequeñas escaramuzas con otros machos adultos solo para poner en claro la jerarquía entre la manada. El inconveniente es, que difícilmente tolera el ingreso a la manada de otros perros adultos, sobre todo son así las hembras. Así que, si incorporas un PLC a tu hogar y ya tienes otros perros, debe tratarse de un cachorro, y viceversa, si incorporas otro perro y tienes un PLC en casa, que el otro sea un cachorro.

El Perro Lobo Checoslovaco no requiere mayores cuidados ni gastos de estética, su naturaleza lobuna lo dotó de un pelambre que muda una vez al año y no conserva suciedad, en un momento puede estar totalmente enlodado, y al secarse, en pocos minutos está libre de suciedad, por lo tanto, sólo si tiene convivencia en el interior de la casa debe dársele un baño que podría ser cada mes; si vive en exterior, al aire libre, puede prescindir del baño, pero hay que procurar que en sus paseos tenga oportunidad de tomar el baño por su cuenta ya que le gusta mucho meterse al agua y disfruta nadar. Como se trata de un perro fuerte difícilmente enfermaría, sin embargo no está exento de tomar un catarro o coger alguna enfermedad viral por contagio, su cuadro de vacunación es tan imprescindible como con cualquier otra raza.

raza2Con relación al alimento, el perro lobo checoslovaco demanda mucha proteína y la prefiere en su estado natural, es decir, requiere de carne cruda. Puede llevar una dieta de pura carne cruda, o bien, mezclada con croquetas de alto porcentaje en proteína. Realmente come casi de todo, pero si lo privas de carne cruda la procurará por instinto en la primer oportunidad, por ejemplo si lo tienes en una granja aprovechara un descuido para comerse aves o animales pequeños, y reprenderlo no sirve de nada, él solo obedece su naturaleza orgánica que lo hace especial entre los canis familiaris; incluso, lo vemos al momento de comer, un perro de otra raza generalmente acepta comer de la mano de manera prudente, pero un PLC lo hace con mucha ansiedad y rudeza, si no tienes cuidado puede lastimarte con su brusquedad al tratar de arrebatarte el alimento (con adiestramiento se modera ese comportamiento), y si le das carne comerá más allá de la saciedad, su instinto genético le dice que coma todo lo que pueda porque podrían pasar muchos días sin hacerlo. Sobre el punto de la comida, algunos ejemplares han presentado el problema de tragar objetos que no es alimento, plástico, tela, papel etc., y se debe tener cuidado de que no lo haga para que no se suscite un problema de salud, esa actitud se presenta solo durante una época y después la abandona, yo presumo que influye el estrés principalmente en la edad de cachorro mayor que es sumamente inquieto. Su sistema gástrico no tolera los cambios de comida repentinos, si les cambias de marca de croqueta que sea de manera gradual y combinándolas, de lo contrario le vendrá una diarrea aguda pero que no pone en riesgo su salud, a los pocos días se regulariza.

raza3

En la madriguera podemos dar un testimonio confiable de las fortalezas y debilidades de la raza porque desde varios años hemos tratado con ejemplares de esta raza, alguien diría que por momentos nos complican la vida dado a que se batalla un poco por su natural dinamismo y consecuente demanda de actividades, pero en algún momento tuvimos en claro las premisas: Imprescindible, darle espacio y tiempo para ejercitarlo, y es imprescindible una buena socialización, si es temprana mejor, complementada con adiestramiento básico. Si eres la persona adecuada para esta raza, tu mascota te subyugará hasta límites insospechados, diría que hay una mística en la raza que exploramos fácilmente los que gustamos de la animalia y la vida silvestre; tener un ejemplar con la oportunidad de convivencia en escenarios naturales es toda una experiencia, es como tener en casa una porción de la espectacularidad de la vida silvestre.